17/3/16

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Hace un mes no tenía la menor idea de que haría este viaje, en realidad tenía planeado hacer algo por mi cumpleaños a fines de abril pero no fuera del país. Como les fui contando por snapchat fue un plan de último minuto. Tenía muchos puntos Lan acumulados y se estaban venciendo, así que decidí canjearlos y el destino que nos propusieron en la misma agencia de Lan del Jockey Plaza fue Rio. Sin pensarlo mucho, aceptamos. 

Sinceramente nunca tuve en mis planes cercanos visitar Brasil, me daba un poco de temor no saber nada del idioma, el calor y la bendita vacuna de la fiebre amarilla. En realidad todo eso desapareció cuando surgió la posibilidad de ir. He visitado ya varias ciudades de Latinoamerica, Buenos Aires, Santiago de Chile, Bogotá, Medellín incluso La Habana (fuera de Latino américa) pero creo que esta última junto a Río de Janeiro son dos de los destinos más impresionantes que tenemos por este lado del mundo, fuera de Perú, claro está,

El paquete que nos dieron en Lan incluía pasaje, hotel con desayunos, traslados y los principales tours. Así que les contaré todos los detalles de mi viaje para que los tomen cuenta cuando visiten esta bella ciudad, a la que espero regresar muy pronto.


Río de Janeiro

El vuelo fue muy largo, teníamos que hacer escala en Sao Paulo, en donde estuvimos cuatro horas, lo que hizo que en total sean cerca de 10 horas de viaje. De Lima a Sao Paulo son 5 horas aproximadamente, recuerden que son dos horas más en Brasil. De ahí nos entregaron maletas y tuvimos que ir a chequearnos nuevamente, esta vez en un vuelo doméstico hasta Río, este último duró una hora aproximadamente. En conclusión nos pasamos todo el día volando, llegamos al aeropuerto Jorge Chavez a las 6 am porque el vuelo salía a  las 9:20 am y llegamos finalmente a Río de Janeiro casi a las 9 pm y en el hotel pasadas las 10 pm. En serio, ténganlo en cuenta para cuando programen su viaje.

Río de Janeiro

El aeropuerto está lejos de Copacabana, en el tour nos incluyeron los traslados, la verdad es que es lo más recomendable. Llegamos al Hotel Atlántico Copacaba, de donde -no sabemos porque- nos cambiaron a otro, esta vez al Hotel Atlántico Río, el cual nos contaron era nuevo, así que al parecer tuvimos suerte con el cambio. Sin embargo, sí les cuento que muchos hoteles en Río ofrecen vista al mar y en realidad la vista al mar es únicamente desde la piscina que tienen en el último piso, así que como recomendación si tienen presupuesto y quieren vista al mar, busquen hoteles en la misma Avenida Atlantica, si es que planean quedarse en Copacabana que es la zona más turística. Hay un montón, es cuestión de elegir el que más les guste y de acuerdo a los precios, el Othon parecía ser uno de los más populares. Sino los que están por los alrededores también son una muy buena opción, todos están a 3 o 4 cuadras de la playa.

Como les contaba me quedé en el Hotel Atlántico Río, en líneas general el hotel me gustó, un muy buen servicio de desayuno, personal amable, aire acondicionado, etc. Lo que no me gustó es que no me dieron solución aunque sea provisional para mis enchufes, llegamos muy tarde por lo que no había forma de conseguir un transformador, me dijeron que no tenían nada para ayudarme. El tour pasaría a la mañana siguiente a las 8 am, así que me iría sin carga de celular. Teníamos una habitación triple que se suponía sería amplia, eso no fue así, era muy pequeña y no tenía ni ventana a la calle, la única ventaba daba a un tragaluz. El baño tampoco tenía ventilación ni esos sistemas para absorber la humedad, no entiendo cómo lo han diseñado así, más aún si lo acaban de construir. No cambiaban las toallas a diario a menos que llame a solicitarlo expresamente, en realidad se que esto son detalles pero cuando estas de vacaciones no deseas perder tiempo tratando de solucionar estas cosas. ¿Regresaría al mismo hotel? No.

Río de Janeiro, Desayuno, fruta

Otro problema que tuvimos fue que debido a que nos cambiaron de hotel, el tour fue a recogernos al primer hotel y nunca les avisaron que nos habían cambiado. Así que perdimos el tour, lo pasaron para el día lunes. Como era domingo fuimos a caminar por la Av. Atlantica que bordea toda la playa, la costumbre es pedirse agua de coco, la cual es totalmente natural, abren el coco delante tuyo y te lo sirven con una cañita. En otro post les voy a contar más de Copacabana. Luego nos dimos una vuelta por el RíoSul Shopping, ubicado en Botafogo, los domingos las tiendas abren a las 3 pm y también les cuento que en este centro comercial encontré una tienda Sephora y una heladería Haagen Dazs, se me acabó la batería del celular antes de entrar a Sephora :(.

Río de Janeiro

helado, haagen dasz

El lunes el tour nos recogió a la hora pactada en el lobby del hotel, parece que no es costumbre preguntar en recepción por el pasajero, si no estás en el lobby simplemente se van, así que tengan cuidado. 

Primero fuimos al Cristo Redentor o de Corcovado, el ingreso es muy parecido a Machu Picchu, en el transporte del tour se llega hasta cierto punto, de ahí sólo sube el transporte del Gobierno para turistas. Y de ahí nuevamente se hace otro cambio de vehículo, luego se suben escaleras -no son tantas pero bajo el sol es realmente un reto, prepárense porque van a sudar-, vayan con ropa muy ligera, lentes de sol, sombrero y mucho bloqueador, el bloqueador será su mejor amigo durante todo el viaje. Muchas veces incluso no hay sol pero el calor siempre estará ahí.

Ahora la llegada al Cristo de Corcovado es impresionante, creo que lo he repetido mil veces pero lo seguiré haciendo, es una sensación muy parecida a cuando das la vuelta en la última subida y ves Machu Picchu delante tuyo, así es cuando terminas las escaleras y ves al Cristo desde la parte de atrás, la energía es increíble y más aún cuando llegan a la parte de adelante, me imagino que es por la cantidad de gente que lo visita. Está demás decir que es inmenso y, nuevamente, hay mucha gente, todos felices porque esa es la energía que te da, no importa el calor, ni las escaleras, que no haya espacio para tomarse un selfie, todos están demasiado emocionados. Fuera de fotos tómense unos minutos para disfrutar del momento, para respirar desde ese lugar y mirar toda la vista de la ciudad que verán desde ahí. Me encantó.

Cristo Redentor, Cristo de Corcovado

Tijuca

Legalmente en taco 12

Río de Janeiro

Luego nos llevaron a un almuerzo (Carretao Do Lido) en donde nos dijeron que era todo incluido, sinceramente no me gustó nada. La comida estuvo fatal, encima que el 85% era carne de res -que no como- y el resto de platos no me gustaron. No era todo incluído, las bebidas no estaban incluidas y la trampa es que son sumamente caras, no lo sabíamos y terminamos pagando más de 80 reales por bebidas sin alcohol para 3 personas (75 nuevos soles), sólo en bebidas. Tengan cuidado con eso.

Río de Janeiro

Luego nos llevaron al Pan de Azúcar, que es una formación natural desde donde se puede ver toda la ciudad de Río de Janeiro. La subida es en teleférico y sube totalmente lleno, si no entraste rápido y tomaste un buen lugar, no podrás ver nada de la subida.

Río de Janeiro

La vista desde aquí es bella, Río de Janeiro es una ciudad privilegiada que se ubica entre el verde de la montaña y el azul del mar. Aquí es donde les conté que tuve problemas con mi vestido, corre mucho aire y llegó un momento en el que practicamente no podría caminar porque todo volaba, así que como recomendación vayan en enterizo, short, no en pantalón. Río no es una ciudad para andar en pantalón.

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Río de Janeiro

teleférico

Río de Janeiro

En medio del tour también pudimos ver de cerca a las favelas o comunidades que están por todo Río de Janeiro, pregunté si realmente eran peligrosas y me confirmaron que sí lo son. Hay un tour especial que te lleva dentro de una.


La Catedral Metropolitana de Río de Janeiro o de San Sebastian tiene una forma muy particular, semejante a las pirámides Mayas, y dentro tiene unos bellos vitrales.

Catedral



Por si acaso, fresas en portugués es morango. Como les conté al inicio tenía mucha preocupación con el idioma; sin embargo, les confirmo que se puede mantener una conversación de un lado en español y del otro en portugués sin ningún problema. Claro esta que no será perfecta pero no es tan difícil. De todas maneras hay algunas palabritas que sí son distintas pero ellos reciben a muchos turistas así que están acostumbrados y nos van a entender. Algunas de las que aprendí: Lojas (Tiendas), torrada (tostada), frango (pollo), ovo (huevo), entre otras.


Los taxis de la calle me parecieron caros, la alzada de bandera era cerca de 5 reales, es decir, algo de 4 soles, sólo por empezar la carrera. Uber es más económico de todas maneras, sólo cuiden de darle la dirección exacta a la aplicación porque si no tienen línea en su celular, el conductor no tendrá a donde llamarlos para confirmar la ubicación.


Las noches de Río de Janeiro son preciosas, vayan a caminar por la Av. Atlantica, les va a encantar, siempre con cuidado. Hasta aproximadamente las 8 pm hay luz dentro de la playa, la gente se baña hasta muy tarde, el agua es tibia siempre. También hay espacios del canal O Globo para ver las novelas que está durante todo el día y parte de la noche.



Ya regreso con fotitos de la playa de Copacabana de día y de Ipanema, además de otros tips de viaje y de compras en Río de Janeiro.


Cámaras: Sony Nex 3 / Iphone 6SPlus

No hay comentarios :

Publicar un comentario

No olvides dejar tu comentario!